Diccionario de chigre IV. Hoy: Cachopo

cachopoDesde hace unos cinco o seis años, el cachopo ha ganado una popularidad extraordinaria en la cocina asturiana. Estamos ante un plato de factura aparentemente sencilla (filete de ternera+relleno+filete de ternera) pero para el que, como todo en esta vida, en su simplicidad reside su genialidad. En este caso, la calidad de la materia prima es la que determina el éxito del conjunto. El Diccionario de la Real Academia de la Lengua define “Cachopo” como “tronco seco y hueco de árbol”, lo que nos hace pensar que poco tiene que ver con el origen del término en su aplicación culinaria.

Los primeros cachopos eran, originalmente, elaborados con dos filetes de ternera empanados de buen tamaño y rellenos de jamón serrano y queso, con guarnición de patatas fritas y champiñones o pimientos asados. A partir de ahí han ido naciendo variantes casi innumerables: rellenos de cecina y queso de cabra, de setas, de pollo, rellenos de marisco… sólo hay que pensar en la gran cantidad de quesos con denominación de origen que hay en Asturias para darse cuenta de las posibles versiones que puede haber de este plato.

Una de las cosas que más presta del cachopismo es andar a la caza de restaurantes que lo sirvan para comparar, analizar, recomendar y, sobre todo, pillar una buena fartura. Y es que el cachopo es un mundo pretendidamente arcano; queremos decir que, pese a que hay gran cantidad de restaurantes que sirven este plato con una calidad media-alta, siempre hay alguien que te dirá solemne “conozco un chigrín pequeñucu en la calle Pepito Pérez donde sirven el mejor cachopo de Asturias” (pronúnciese esta frase como quien dice: “he descubierto una entrada secreta al mundo de Narnia”).

Se cree que el primer cachopo (algo así como las Glosas Emilianenses del cachopismo) es el que sirviera en su momento el restaurante Pelayo, desaparecido establecimiento ovetense.

Pese a que del Negrón para afuera la gastronomía asturiana viene definida por la preponderancia de la fabada, el pote, la carne roxa, la sidra o los frixuelos, en el propio Principado de Asturias el cachopo es, probablemente, el plato más buscado y popular.

Y es que el cachopo es una comida muy social; no en vano, en función de su tamaño, bien puede servir para que dos o tres personas coman bastante bien por 14-15 euros. En el año 2012, el fenómeno del cachopo vio como nacía su particular “Biblia”. La “Guía del Cachopo” recoge los mejores restaurantes en los que comer este plato, con anotaciones sobre calidad, servicio o variedades. Una genial publicación que se une a las diversas cofradías y equipos profesionales de buscadores del cachopo que existen en la región.

Lo dicho, si os pasáis por Asturias y queréis probar un poco de todo lo que compone nuestra rica y poderosa cocina, no caigáis en el “secuestro” de la fabada; ojo, nos encanta la fabada, pero hay vida más allá de ella (al contrario que para los que se encuentren junto a sus comensales cuando hagan la digestión). Por eso, dadle una oportunidad a un plato económico, rico y que se puede compartir muy fácilmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s