Sidrería El Traviesu (Gijón)

sidreria el traviesu

Es difícil encontrar una sidrería en Gijón en el que estén tan sabrosas las carnes como los pescados y mariscos. El Traviesu, situado en el número 18 de la calle Sáhara, en El Llano (zona con una alta densidad de sidrerías, como La Nava), es uno de estos restaurantes especiales, en el que casi cualquier plato de la carta es delicioso. Los pescados y mariscos son, ante todo, frescos, ya que El Traviesu ofrece en su menú las especialidades que hay en la rula cada día. Exquisitos son, por ejemplo, los mejillones que sirven en todas sus modalidades, así como el lenguado relleno de jamón serrano y queso en salsa de marisco.

Un lugar privilegiado en la carta está reservado para las carnes. Los cachopos, sobradamente abundantes, resultan jugosos y no abusan del rebozado, defecto que suele ser más habitual de lo deseable. Además, esta sidrería de Gijón suele ofrecer a sus clientes menús especiales, según la temporada. Así, estos días pueden degustarse diversos platos derivados de la matanza del gochu. En Asturias de Bares no hemos probado los callos, pero prometemos que tenían una pinta insuperable. Una característica que hace muy especial a El Traviesu es que cuenta con un espacio anexo a la sidrería, denominado El Llagarín, en el que pueden celebrarse espichas de hasta 20 personas. Hay dos menús de espicha para elegir, por 20 y 23 euros, respectivamente.

El precio es otro de los atractivos de esta sidrería de Gijón. Ponemos un ejemplo real: un menú a la carta, para dos, compuesto por un centollo, mejillones al vapor, una ensalada mixta, un lenguado relleno, bebidas y pan cuesta 38,5 euros. Más barato es díficil encontrarlo y, sobre todo, de buena calidad. Todo esto unido a la amabilidad y buena disposición de los camareros para ayudarte a decidir qué platos elegir, hacen que El Traviesu sea un lugar idóneo para repetir pitanza.

Casa Laureano (Teverga)

restaurante tevergaTeverga, donde se encuentran los restos de la antigua calzada romana del Camín Real de la Mesa, es una localidad famosa por la mencionada presencia romana, las momias de la Colegiata de San Pedro o el Parque de la Prehistoria. También es un sitio celebrado por su caza, estrella y protagonista de un gran número de platos típicos de la zona. Uno de los lugares que es parada imprescindible para comer en Teverga, si nuestros pasos nos llevan por la hermosa localidad y concejo, es Casa Laureano que, además, cumple con una de las máximas del buen fartar establecidas por Asturias de Bares (si el nombre de un restaurante se compone de las palabras “Casa” + “Nombre de paisano/a de los de antes”, ahí seguro que se come de cine).

Casa Laureano está en el número 23 de la calle Doctor García Miranda. Por unos quince o veinte euros por barba se puede comer de carta en este restaurante de Teverga, con capacidad para unas 170 personas. Y cuando decimos comer, queremos decir COMER. Sus raciones individuales dan, holgadamente, para dos o tres personas. En sus fogones se elaboran platos que son un buen muestrario de la cocina tradicional asturiana; raciones grandes de guisos generosos en compango, carnes guisadas contundentes… gasolina de la que, otrora, usaban los paisanos antes de bajar a la mina o ir al prau bajo el incansable orbayu. Su jabalí es, sencillamente, extraordinario. En sus diversas variantes, el plato favorito de Obelix es la estrella en Casa Laureano. Ya sea guisado, con Fabes o patatines, el emblemático local hace un verdadero homenaje al hermano macarra del gochu.

Sin embargo, en Casa Laureano también son deliciosos los guisos de venado, el cabritu asado o el celebrado Pote Tevergano. Este restaurante de Teverga tiene cuatro décadas de buen hacer a sus espaldas. Su comedor y la terraza que sirve de entrada al bar han sido testigos de incontables charlas, mortorios de cazadores y, sobre todo, de sobremesas felices desde 1972. Y que siga siendo así, al menos, durante otros 40 años.

Genio, figura de «Mieres de Pinchu» – Casa Genio (Mieres) –

restaurante mieresEl restaurante de Mieres Casa Genio, y su propietario Eugenio Viña, se ha conseguido alzar con el primer premio del certamen de pinchos de Mieres. Su propuesta ha sido un tartar de carne de ciervo en un cono de pan de aceite, como podemos leer en la noticia de La Nueva España.

Es la cuarta ocasión (de ocho ediciones) en la que el restaurante de Mieres se hace con este galardón. Este año participaron 25 establecimientos, lo que nos da una idea del buen nivel “pinchero” que hay en la cuenca del Caudal. Este certamen es pionero en el Principado de Asturias, en un segmento de eventos que ha proliferado extraordinariamente en los últimos años.

Si os apetece visitar este restaurante de Mieres y probar sus pinchos y propuestas culinarias, podréis encontrarlo en el número 6 de la calle Aller. La cocina tradicional y las ideas más vanguardistas se dan la mano en este popular establecimiento.