El llagar de Titi (Siero)

sidreria-de-asturiasSituado en lo que fuera un antiguo llagar (de ahí el nombre), El Llagar de Titi es un popular restaurante y sidrería de Asturias situado en la carretera de Granda  Siero. Este local, inaugurado en 1999, es una buena opción para ir a tomar unas sidras y enganchar después con la cena. Además, un punto a favor del establecimiento es la amplia zona de juegos en la que los padres pueden encalomar dejar disfrutar a sus hijos para que no les den la turra mientras vermutean disfruten a sus anchas.

Asimismo, otro plus del Llagar de Titi es que dispone de una carta para celíacos y otra adaptada al braille para invidentes. Todo un detalle. El plato estrella, como no podría ser de otra manera, son las carnes. En su parrilla se cocinan chuletones, entrecot, pollo al limón, solomillos de cerdo, ternera o pato o queso provolone.

Su horno de leña prepara asados de lechazo y cochinillo muy recomendables. Otros platos muy sugerentes son el arroz con pitu caleya, el revuelto de setas o la ensalada de pixín. El local tiene una sidrería amplia y tres comedores con capacidad para unas 200 personas. Sus camareros son, por regla general, correctos.

El menú semanal del Llagar de Titi ronda los 10 euros y es también bastante recomendable. No en vano, muchos trabajadores de los numerosos polígonos industriales cercanos van al establecimiento a comer de lunes a viernes. Desde nuestra página web calificamos este restaurante y sidrería de Asturias con un 7 sobre 10.

Mesón de Sancho (Gijón)

El mejor reclamo que tiene esta parrilla de Gijón es el olor que inunda las inmediaciones del número 18 de la calle Begoña. Atraídos por el irresistible aroma que salía de sus fogones, decidimos hincar el diente en algunos de sus platos. La especialidad del lugar es, sin duda, la carne, así que nos decantamos por una paletilla de cordero. Sencillamente, deliciosa. Tierna como la mantequilla y generosa en bocados. Acompañada de una sencilla ensalada y regada con una botella de Ramón Bilbao, la comida resultó más que satisfactoria. En otras ocasiones, nos decantamos por las mollejas y la tira de ternera, igual de ricas que la paletilla de cordero que sirve este restaurante de Gijón.

La carta, no muy extensa, también incluye algo de pescado para los amantes de los sabores del mar. El precio medio de una comida para dos personas con postre y vino sale por unos 40 euros en esta parrilla de Gijón, barato en relación a la excelente calidad de los platos. Si quieres probar alguna de las especialidades del Mesón de Sancho conviene reservar con antelación, ya que el restaurante tienes unas dimensiones reducidas. Eso sí, resulta muy acogedor y pintoresco con su decoración tradicional. Desde Asturias de Bares le damos un 9.

El Cafetín (Lastres)

cafetin lastresEscondido entre las calles de Lastres, en Matemático Pedrayes, hay un excelente restaurante que hará las delicias de todo aquel que pase por el bonito pueblo marinero. El restaurante El Cafetín abrió, tal como lo conocemos hoy, en el 2009 pero su pasado hostelero se remonta al año 1906. La cafetería que allí se ubicaba entonces, junto a la casa del ilustre matemático que da nombre a la calle, fue lugar de encuentro y tertulia de diversos personajes; de Unamuno a Severo Ochoa o Grande Covián.

Desde hace 3 años, la cocinera de origen bilbaíno Isabel Martínez comanda un negocio que sabe respetar la tradición de la cocina de la zona, pero adaptándola a los tiempos modernos y, sobre todo, respetando a los productores locales y empleando materias primas sostenibles. La carta del Cafetín apuesta por los productos de temporada, por lo que varía según la época del año. Como no podía ser de otra manera, el pescado es el rey. En el restaurante se puede disfrutar del mejor pescado a la brasa de la zona, cocinado en parrilla de carbón vegetal, y de otros platos increíbles como la raya de Lastres sobre coliflor al ajoarriero, la merluza del pinchu o el pulpo del pedreru, a la brasa, con pil-pil de huevas de oricios.

Otros platos como el arroz cremoso con salsa de hongos o la pasta fresca casera de pitu caleya al aroma de gamoneu son buenas muestras de una cocina que combina respeto por la tradición y gusto por la modernidad. Este restaurante de Lastres tiene un comedor interior y una preciosa terraza, con vistas inmejorables e ideal para el verano. Los precios no son excesivos (una comida abundante para dos sale por unos 50 euros) y el trato es muy amable.

Desde Asturias de Bares calificamos al Cafetín de Lastres con un 9 sobre 10. Os dejamos con un breve reportaje sobre el local.

Santo Remedio (Gijón)

santo remedio puertaEn la Plaza de los Remedios 1, en Gijón (en pleno barrio de Cimadevilla), se encuentra un restaurante muy especial que ha pasado por diversas etapas y adoptado diferentes personalidades, como si de un Hank Pym de la hostelería gijonesa se tratase.

El Santo Remedio conoció gran fama durante su encarnación como restaurante vegetariano (valga la paradoja lingüística). Ahora, desde hace una temporada, reverdece sus laureles como local de ambiente familiar y agradable que basa su cocina en guisos de toda la vida con un cierto aporte contemporáneo.

Y es que a platos tradicionales se les da un lavado de cara muy saludable en este restaurante de Gijón. Es el caso de, por ejemplo, el arroz con rabo de toro y piñones; muy meloso, de un sabor casi dulce y una textura suave que lo acerca al terreno de un risotto más que de un arroz tradicional. Delicioso, en cualquier caso. También son muy recomendables, en este caso como entrantes, las croquetas (de jamón o… ¡de pizza!) con una bechamel suave y cremosa.

Otros platos estrella en este restaurante de Gijón son, por ejemplo, los calabacines con arroz, pasas y nueces, la lasagna de berenjena o el fricandó de ternera con setas, tan tierno que casi se deshace al entrar en la boca. En cuanto a los postres, exquisitos, se nota la factura casera en su preparación. No dejéis de probar el tiramisú o la tarta de queso.

El mimo y espíritu casero con el que se cocinan los platos se traslada a la atención con la que se trata a los clientes, siempre amable y cuidadosa. El Restaurante Santo Remedio tiene dos pequeños comedores en su segundo y tercer piso. El inmueble donde se ubica es una vieja casona gijonesa remodelada, lo que convierte a este local en un lugar ideal para una comida o cena tranquila en buena compañía.

Por cierto, los precios son bastante baratos. Un menú de domingo con vino, entrantes, primer y segundo plato y postres sale por 11 euros. Además, los platos de la carta no son nada caros. Desde Asturias de Bares, calificamos al Santo Remedio con un 9,5 sobre 10. ¡Buen provecho!