Diccionario de chigre III. Hoy: Escanciar

escanciador sidraCuando algún turista para por Asturias, una de las cosas que más le suele llamar la atención es la manera en que los chigreros y camareros sirven la sidra. Con el brazo de la botella en alto, por encima de la cabeza, y el brazo cuya mano agarra el vaso a la altura de… la cintura, los hábiles camareros dejan boquiabiertos a los foriatos al verter el preciado líquido en un vaso ancho, sin apenas derramar una gota.

Esta manera de llenar el vaso no es una “performance” folklórica vacía de contenido. Escanciar la sidra tiene una utilidad absolutamente práctica, más allá de hacer pensar a los turistas que los chigreros de Asturias son una especie de ninjas de la hostelería.

–El Vaso:

Para empezar, el hecho de escanciar la sidra en un vaso grande beneficia a su sabor. En este sentido, al ser mayor su superficie de evaporación, también se percibe mejor su aroma al espalmar.

–La postura:

Precisamente, ese aroma es favorecido por las burbujas de anhídrido carbónico y oxígeno que se forman al caer la sidra sobre las paredes del vaso. De este modo, durante unos segundos (los que, básicamente, tarda el cliente en tomar un culín) la sidra adquiere la textura juguetona de una bebida con gas. Además, esta manera de servir contribuye a que los posos que tiene la sidra se dispersen, ya que la botella de sidra natural va acumulando residuos (la madre) en su fondo y volatiliza el ácido acético presente en la bebida.

En los últimos años se han popularizado distintos tipos de mecanismos (de tapón, eléctricos o de pared) para escanciar la sidra sin tener que esperar a que el camarero se acerque a la mesa. Sin embargo, tal y como lo concebimos en esta página, el ritual que acompaña al escanciado es tan importante como las razones que lo justifican, arriba explicadas.

No en vano, la pericia y rapidez de los escanciadores “humanos” es muy apreciada en Asturias. A lo largo y ancho del Principado se organizan un gran número de concursos tradicionales de escanciado, generalmente en verano, en los que se premia la habilidad de los esforzados camareros. Los de Nava y Villaviciosa son dos de los más populares.

Probablemente nuestro apreciado paisano Vicente Díaz, cantante tradicional asturiano, haya sido la persona que más ha homenajeado a la sidra y toda la liturgia que la rodea. Os dejamos con uno de sus más celebrados hits, “La Sidrina”.

Anuncios

Taberna Malasaña (Gijón)

Taberna MalasañaQuien visitara el madrileño barrio de Malasaña en los 80 y primeros 90, antes de que se volviera algo más “trendy”, seguramente recuerda muchos de aquellos bares de ambiente roquero en los que se podía disfrutar de una buena caña mientras se escuchaba música excelente.

En la calle Begoña nº 4 de Gijón hay un chigre que, tanto en su nombre como en su espíritu, trae al norte un pedazo de esas noches canallas. La Taberna Malasaña abre de martes a domingo a las diez de la mañana. Es un buen local para tomar un café por semana o, al caer la noche, una caña de esas que surgen de improviso y suelen extenderse mucho más que las planeadas.

Durante los fines de semana la taberna cierra más tarde, en torno a las 2:00 de la madrugada y los sábados programa sesiones vermú musicales por la mañana. Este bar de Gijón está marcado por el respeto a la buena  música.

De sus paredes cuelgan fotos y memorabilia de gente como James Brown, Sinatra, la Creedence Clearwater Revival o Dictators y, lo que es aún mejor, su música no para de sonar. Al fin y al cabo, la música presta que suene, no que cuelgue de las paredes como en muchos bares “monavestidadeseda” con profusión de posters de estrellas de rock y que luego “mucho te quiero lorito, pero pan poquito”.

La Taberna Malasaña tiene, digamos, tres zonas definidas. Una, la de la barra, con taburetes suficientes para acoger un buen número de parroquianos; otra, en el piso superior, con dos sofás y un par de mesas, ideales para conversar tranquilamente mientras se degusta una buena cerveza, y una tercera, bajando unas escaleras, en la que se organizan actividades por semana.

Otro punto a favor es la amabilidad de sus responsables, siempre dispuestos a agasajar al cliente con una tapa (o una sonrisa, que ya es bastante). Desde Asturias de Bares recomendamos sinceramente un local que apuesta, tanto en vivo como en su hilo musical, por la música de calidad y no por la dictadura de las radiofórmulas.

Bar TNT (Gijón)

Situado en el número 25 de la calle de la Vicaría, en el corazón del gijonés barrio de Cimadevilla, una de las zonas “de marcha” más populares de la ciudad, sobrevive uno de esos locales que han hecho del “guadianismo” un estilo de vida. El TNT ha abierto, cerrado y vuelto a abrir tantas veces que los lugareños ya han perdido la cuenta.

En su última “encarnación” (que, por lo menos que sepamos en Asturias de Bares, seguía abierta hace unos días) estamos ante un chigre de ambiente punk-heavy, o más bien heavy-punk, en el que se puede disfrutar de buena música y consumiciones a precios baratos. En el local, los “cachis” de Estrella de Galicia se sirven uno tras otro entre la parroquia mientras suenan clásicos de La Polla Records, Rainbow, Los Suaves, Dio, Iron Maiden o Mötorhead.

Los camareros son bastante agradables y el ambiente es adecuado para un chigre de este tipo. Paredes de piedra, la decoración justa y dos pisos con mesas suficientes como para no tener que estar de pie. Este bar es una buena opción para tomar una cerveza en el barrio de Cimadevilla, mientras se escuchan temazos de ayer, hoy y siempre. Además, se encuentra muy cerquita del Matadero Rock Bar otro de los más especiales chigres de Gijón.

Bar Campa (Oviedo)

bar campa oviedo“¡Ssssssssssiempre!”. Este sencillo adverbio sirve de lema, desde hace muchos años, a uno de los locales más emblemáticos de la noche ovetense. No sabemos muy bien por qué pero, cada vez que un cliente pide algo en el Campa, sus camareros le obsequian con ese ya icónico “¡sssiempre!”. No “ahora mismo”, “por supuesto” o “enseguida” sino “sssiempre”. Tan surrealista (y afectuosa) respuesta ha agasajado a miles de clientes. En plena plaza del Sol, este entrañable bar es uno de esos chigres de los que casi no quedan. Un barín pequeño en el que conviven paisanos jugando al dominó con chavalucos empezando su noche de marcha o punks de vuelta de todo.

Una de las razones que cimentan su éxito son, sin duda, sus precios. Sus “tochas” (cervezas de 75 cl) a poco más de dos euros son ya casi tan clásicas como el “sssiempre” que acompaña a cada ronda. En este chigre también se pueden tomar pinchos de lo más diverso, muy baratos y buenos. El Campa es uno de los bares de Oviedo que más predicamento tiene entre los jóvenes para comenzar la noche por el Oviedo antiguo, aunque también es un buen lugar para tomar un cafetín y un pincho a media mañana.

En Asturias de Bares rendimos homenaje al Campa y os recomendamos que “sssiempre” que paséis por Oviedo, le hagáis una visitilla a este entrañable chigre.

Sidrería El Calderu (Colloto)

sidreria el calderu collotoEn la localidad de Colloto, muy cerca de Oviedo, hay un buen número de sidrerías de postín. De hecho, es probable que sea una localidad con mayor porcentaje de chigres per capita que la capital del Principado. Una de las más concurridas, situada en la Avenida Pepín Rodríguez, es El Calderu.

Bastante visitada los fines de semana, es un buen sitio para tomar unas sidras y encadenarlas con una buena cena. La especialidad del local es, sin duda, la carne. Las parrilladas son abundantes y sabrosas, con profusión de costillas, criollos, chorizo rojo, chuletinas de cordero, filete de ternera… esta sidrería de Colloto es de las que no deja a sus clientes con hambre.

El precio no es elevado y el ambiente es el típico de cualquier sidrería asturiana. Un lugar a tener en cuenta si se desea cenar bien, cerca de Oviedo pero sin las aglomeraciones de zonas como Gascona. Una sidrería en Colloto, con el encanto y calidad de cualquiera de la gran ciudad.