Sidrería Nava (Gijón)

sidreria nava gijonEn la plaza de La Serena de Gijón, en plena zona de El Llano, existe desde hace muchos años un establecimiento que, si bien ha pasado por algunos altibajos, a día de hoy mantiene alto el listón de calidad. Entre las sidrerías de Gijón, La Nava es una especie de “secreto a voces”. Queremos decir que, pese a que suele ser un local muy concurrido, especialmente los fines de semana, no es uno de los que goce de más fama.

En esto, como decíamos antes, puede haber influido el hecho de que pasados cambios en el equipo de cocina afectaran a la calidad de sus platos. Si bien es cierto que, de un tiempo a esta parte, La Nava, como es conocida esta sidrería de Gijón por los parroquianos, ha recuperado el fuelle perdido.

Además de ser un sitio muy indicado para tomar una sidra con los amigos (con abundancia de pinchos gratuitos), es una plaza ideal para cenar. Las ensaladas son el entrante perfecto: abundantes y sabrosas. Luego, entre otras de las especialidades de esta sidrería gijonesa, destacan el marisco (las parrilladas, las ñoclas o los oricios…) y los cachopos, de muy buen tamaño, sin llegar a ser exagerados como en otros lugares donde prima el “burro grande, ande o no ande”.

También hay que destacar que los camareros no se duermen en los laurales y son diligentes y rápidos a la hora de escanciar y servir. Un lugar 100% recomendable.

La Noceda (Oviedo)

noceda sidreria oviedoCon el siglo XXI, la calle Gascona de Oviedo estrenaba un local que se ha hecho un hueco en la casi saturada escena sidrerogastronómica del “Bulevar de la sidra”. En la Calle Víctor Chávarri número 3 se sitúa una de las sidrerías de Oviedo que mejor combina precio, tradición y buen ambiente.

Este local, con un aforo de unas cien personas, dispone de varios comedores que, por lo general, suelen estar bastante llenos lo que, guiándonos por la lógica, parece decir mucho de su calidad. En La Noceda trasiegan distintas sidras de calidad, especialmente sidra Cortina, y la comida es excelente. El local tiene multitud de entrantes para picar (chipirones, croquetas, cecina, pulpo…) y platos “estrella” como el entrecot de buey a la piedra o el cabritu a la sidra (francamente bueno).

El precio por persona viene a ser de poco más de veinte euros y el trato es correcto y eficiente. Una opción muy recomendable en el panorama de las sidrerías de Oviedo.

Sidrería El Ferroviario (Oviedo)

Si hablamos de sidrerías en Oviedo donde se coma bien y barato, El Ferroviario, en la Calle Gascona 5, es el referente. Cuenta la leyenda que, en cierta ocasión, se reunieron varios cineastas en una especie de “mesa redonda” en la que se encontraban varias luminarias del séptimo arte. Hitchcock, Wilder, Hawks… el caso es que cuando Luis Buñuel, otro de los invitados, llegó a la sala, Hitchcock (dicen) se levantó y dijo “señores, acaba de llegar el más humilde de nosotros pero, sin duda, también el mejor”. Ignoro si esto es cierto, de hecho, tiene bastantes trazas de ser mentira (y de las gordas), pero nos sirve para hacer una analogía con el status de El Ferroviario en la Calle Gascona.

Otros establecimientos llevan la fama, pero esta entrañable sidrería, con 61 años (se dice pronto) a sus espaldas, carda la lana. Gracias a unos camareros amables, una buena sidra y una mesa barata y de calidad, desde Asturias de Bares hemos concluido que, en Oviedo, esta sidrería tiene pocos rivales. Recomendamos su “Merluza Ferroviario”, el hígado encebollado y el entrecot a la pimienta. También disponen de menús para espichas a menos de 20 euros por persona, con mucha variedad de platos. Las raciones son muy generosas y el trato amable y eficiente.

Si buscáis una sidrería en Oviedo para comer y luego salir a tomar una copa, El Ferroviario es la elección ideal. Quizá no sea la más “trendy”, ni la más grande y ostentosa pero, como diría Hitchcock de Buñuel (si es que alguna vez dijo algo) “es, sin duda, la mejor”.

Pub Ca Beleño (Oviedo)

En pleno 2012, toda la hostelería asturiana se encuentra invadida por una pléyade de vinaterías y sidrerías de diseño… ¿Toda? No, toda no. Desde hace un cuarto de siglo, en la calle Martínez Vigil 4 de Oviedo, un pequeño (bueno, no tan pequeño) local resiste al invasor con autenticidad, música en directo y pintas bien servidas. El café-bar pub Ca Beleño de Oviedo es uno de los bares de música celta y de ambiente folk más celebrados de Asturias.

Su terraza, abierta todo el año así lluevan perros y gatos, es uno de sus mayores alicientes. El interior es amplio y con numerosas mesas. Como comentábamos al hablar de chigres como el Paco´s Pinte, el Esperteyu o el Inis Mór, en Oviedo se ha imbricado una zona de ambiente folk en la confluencia de las calles Martínez Vigil y Azcárraga. En este sentido, El café-bar pub Ca Beleño es el de más longeva trayectoria de este bulevar del folk.

Además, es el pub de música celta de Oviedo que más actuaciones en directo programa. En el café-bar pub Ca Beleño podréis encontrar desde conciertos de grupos de música tradicional del arco celta a recitales de poesía. Todo en un ambiente tranquilo y agradable. Eso sí, encontrar mesa los fines de semana puede ser como hallar el Santo Grial y, al igual que en otros locales de este tipo, los precios de las consumiciones no se encuentran entre los más baratos. Pese a todo, desde nuestra web recomendamos este clásico básico de la noche ovetense.

Big Joe Café (Gijón)

Comida rica, local cuidado y precios razonables. Ésta es una definición concentrada del espíritu del Big Joe Café, un restaurante situado en la calle Fernando Villamil, 3 que respira rock & roll por los cuatro costados. Así, puedes disfrutar de una auténtica hamburguesa a la parrilla mientras escuchas un tema de blues y admiras el particular Hall of Fame que cuelga de las paredes (incluso de las de los baños). La carta está formado por platos sencillos, pero muy ricos. Además de las imprescindibles hamburguesas (destaca la espectacular Green Hot Chili Peppers, aderezada con jalapeños), el Big Joe Café ofrece a sus clientes sandwiches, ensaladas y otros platos en los que el cerdo es el protagonista.

Los complementos tradicionales de un dinner y los postres caseros completan un menú delicioso y abundante. Otro punto a favor es la amabilidad de las camareras, siempre dispuestas a recomendar al cliente y hacer que la comida sea todo un éxito. Además, de martes a viernes a mediodía, el Big Joe Café prepara unos contundentes menús diarios (plato, complemento, bebida y postre) por tan sólo 10 euros. En definitiva, un lugar bonito y rockero con una comida para chuparse los dedos.